sábado, 13 de agosto de 2011

Las Steelerettes

Actualmente la mayoría de los equipos de la NFL tienen cheerleaders, esas chicas que animan en los encuentros como las que más, que hacen que el espectáculo de un partido NFL sea más vistoso y que alegran la vista, sobretodo, al público masculino.

Mucho se ha hablado de que nuestro equipo no tiene cuerpo de cheerleaders, pero seguro que muchos no saben que durante un tiempo PIT tuvo sus cheerleaders. Esta es la historia de las "Steelerettes"...

En el año 1961, William V. Day era el vicepresidente de la "Robert Morris Junior College" (ahora conocida como Robert Morris University). El College no tenía un equipo de Football propio, por lo que el alumnado adoptó como suyo el equipo profesional local, los Pittsburgh Steelers. Por su parte, la franquicia no tenía un estadio propio y además muchas veces pasaban dificultades para poder vender todas las entradas de los campos donde jugaban, como el Forbes Field o el Pitt Stadium.

Para poder llamar la atención de los aficionados, Day decidió crear el día para las pruebas de las animadoras en el Robert Morris Junior College. Las elegidas serían las encargadas de representar a su ciudad y de paso animar a los Steelers en sus partidos. Las seleccionadas tenían que destacar en su capacidad para la gimnasia, así como la personalidad, la coordinación y la apariencia.

En la primavera de 1961, las Steelerettes estaban listas para su debut. Las primeras seleccionadas para poder pertenecer a las cheerleaders de PIT fueron: Virginia Davis, Margaret Hensler, Barbara Bishop, Linda Walters, Sandy McEachran, Margie McCormick, Eleanor Lineman (como capitana) y Dolly Merante. Además de sus modestos uniformes amarillos y negros, también llevaban un casco de color amarillo que desapareció en el año 1963.

Las Steelerettes tenían prohibido mantener cualquier tipo de contacto con los jugadores, solamente podían posar para las fotografías con éstos. Si alguna se saltaba esta ley, era inmediatamente despedida. Esta política fue introducida por Art Rooney. Hasta 1964, las cheerleaders también tenían que pasar un examen escrito para poner a prueba sus conocimientos de Football y la organización del equipo.

Steelerettes. Los primeros años

Tras su debut en 1961, las cheerleaders de Pittsburgh Steelers demostraron ser un gran éxito entre los aficionados. En el año 1962 ya estaban haciendo entrevistas en programas de televisión y recibían cobertura de los periódicos más importantes.

Ese mismo año, un grupo de estudiantes de la Robert Morris Junior College se presentaron como " The Ingots". Los jóvenes ayudaron a las Steelerettes en sus rutinas y además eran los encargados de disparar con un cañón en la end zone después de cada TD del equipo. El cañón fue finalmente suspendido después de que se disparó en una celebración y paso demasiado cerca de Buddy Dial, WR de la época.

Cambios en las Steelerettes

En el año 1964, las cheerleaders contrataron un coreógrafo, se amplió el número de animadoras, se mejoraron las rutinas para animar y el uniforme fue evolucionando, siendo sustituido por botas, un chaleco ajustado y una pieza negra que cubría todo el cuerpo. Estos cambios fueron criticados por algunas de ellas.

Estos cambios no acabaron de cuajar y a mitad de temporada finalizaron, además despidieron al coreógrafo que habían contratado. Como compensación, las chicas solo recibieron entradas para los partidos y no el dinero que estaba previsto para los cambios de vestuario, por lo que cada una de ellas compró los patrones y los materiales que necesitaban y se hicieron su propio traje para la segunda mitad de la temporada.

El fin de las Steelerettes

Mientras que las cheerleaders de los Steelers daban una imagen de animadoras sanas y normales, el resto de equipos de cheerleaders comenzaban a explotar su atractivo sexual, personificado en las animadoras de Dallas Cowboys. Además el equipo empezaba a construir su propio estadio y el Robert Morris Junior College ya tenía su propio equipo de Football y sus animadoras.

Debido a las actitudes sociales más liberales de las otras cheerleaders, el College junto con la familia Rooney, llegaron a un acuerdo para disolver las Steelerettes. A partir de ese año, 1969, Pittsburgh Steelers nunca volvió a tener su propio equipo de animadoras...

Esta es la historia de las Steelerettes, las animadoras de la franquicia de Pittsburgh

2 comentarios:

  1. Muy buena historia.
    nunca me habia fijado que no tenian cheersleaders.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Buenas Álvaro.

    Pues si que tenían pero desaparecieron. Mira, nunca te acostarás sin saber una cosa más :)

    Muchas gracias por tu comentario y por venir a visitar el blog.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario...